De vez en cuando me gusta darme algún caprichito. En mi caso “los caprichitos” suelen ser artilugios de lujo pero con un alto grado de practicidad. Los relojes — y con relojes me estoy refieriendo a los buenos relojes — cumplen perfectamente mis expectativas, también en cuanto a elegancia. Mi último capricho lujoso, proviene, cómo no, de Suiza y lleva el bonito nombre de Richtenburg Lugano. Y qué puedo decir? Que el nombre le va que ni pintado. Lugano es la tercer núcleo financiero más importante de Suiza, y por tanto muy representativo para denominar un objeto valioso como es esta pieza de relojería.

Lugano_braun_side

Dejando atrás las formalidades puedo empezar a contaros, por fin, acerca del reloj en sí. Lo que me llama la atención es la ligereza del modelo Lugano. Escasos 100g es lo que pesa incluyendo la correa. Resulta elegante por su sobriedad. De la carcasa me gusta especialmente que no es redonda sin más, sino que da la sensación de encontrarse sostenida sobre un marco de acero inoxidable. Este detalle me transmite una sensación de estabilidad y robustez que va en consonancia con el nombre del modelo.

El logo de la casa Richtenburg siempre me ha fascinado y en este caso, resalt más que nunca sobre la esfera plateada. Los índices en números romanos se aprecian muy bien y forman junto con el cristal mineral reforzado un conjunto muy atractivo. El lugano no sólo atrae por su aspecto sino también por su robustez. La correa de cuero auténtico reposa perfectamente sobre la muñeca. Resulta suficientemente ancha como para mantener el Lugano en su sitio pero a la vez lo suficientemente fina como para no resulta basta.  Esto es indispensable para mí. No hay cosa que más me disguste que esas correas anchotas como cinturones. Por lo que parece los relojes de la casa Richtenburg opinan lo mismo. Suiza: 12 puntos!
Lugano_braun_strap
Bueno tanto por fuera como por dentro. Se trata de un reloj automático, lo que me agrada. A los relojes digitales les falta algo, no os parece? no sé, a lo mejor es el tic-tac tic-tac. Así que: el Lugano no sólo suena de maravilla sino que va a las mil maravillas también. No sé si será por los 25 rubíes con los que cuenta su mecanismo o esto serán cosas mías…

Lo mejor sin embargo es: su mecanismo ETA 2824-2 Swiss Made. Este mecanismo es bien conocido por su precisión y lo encontramos en los modelos de numerosas marcas de prestigio. Absolutamente faible. Los datos técnicos del ETA 2824-2 son bien conocidos: rotor central, un amortiguador Incabloc, áncora de escape de origne suizo, piñón correzdiz y un sistema de corrección de raqueta ETACHRON.

Y dicho esto, queda claro que las características técnicas no tienen nada que envidiar al estupendo aspecto del Richtenburg. Y a pesar de ser bastante especialito para esto de la relojería, esta vez he de reconocer, que me alegro de que el modelo Lugano no se haya puesto a la venta como edición limitada. Así puede disfrutar quien quiera de esta verdadera obra maestra. Muy recomendable.

Lugano_braun_back

Modelo n°: R12300 Swiss Made
Carcasa de acero inoxidable (316L) IP negro
Correa de cuero auténtico
Calibre automático ETA 2824-2 Swiss Made
25 rubíes
Cristal mineral reforzado
Indicador de fecha
Diámetro sin corona: 42 mm
Altura de la carcasa: 12 mm
Anchura máxima de la correa: 22 mm
Resistencia al agua probada en 10 ATM
Peso incl. correa: 96g
Precio recomendado por el fabricante: 2.290 € / 2.830 CHF