El tiempo es relativo, esto ya lo decía Einstein. El tiempo pasa y en la mayoría de los casos pasa bien rápido. Cómo anillo al dedo le viene el nombre con el que la casa Richtenburg de Zug en Suiza ha bautizado su nuevo modelo “Speedwheel”. Dudo que en la idílica suiza con sus hermosas montañas nevadas el tiempo vuele de la manera que lo hace por ejemplo en Alemania, pero quién sabe.

Sea como fuere, yo me tomo mi tiempo para echarle un buen vistazo al Speedwheel.

El reloj lo encontramos en cuatro versiones distintas: en acero con detalles en azules, en acero chapado en negro, en acero chapado en marrón y en acero chapado en dorado. A mí personalmente, el que más me llama la atención es el negro, seguido del dorado.

Desempaquetar el reloj resulta ya toda una aventura: El Richtenburg se presenta en una caja robusta y el mismo verdaderamente bien protegido dentro de la misma. Necesito un buen rato hasta llegar hasta mi recién adquirido tesoro. Tanto mejor. Más vale un extenso embalaje y una sorpresa agradable que un embalaje simple pero que resulta ser deficiente porque el producto nos ha llegado deteriorado. Cosa que ya me ha ocurrido, por cierto. Por suerte, no con un Richtenburg.

170 gramos enteros y verdaderos pesa el reloj. Eso me gusta porque como amante de los relojes quiero sentir que llevo uno puesto. Esos modelos ultraligeros, ultraplanos, ultrachic no los he entendido nunca. El Speedwheel deja las cosas claras en ese aspecto.

 

speedwheel1

También en otros asuntos no deja lugar a dudas este reloj de alta precisión de la mano de la casa asentada en Suiza: aquí no hay sitio para adornos superfluos, el reloj se concentra en lo esencial:

  • un acabado estable – en el Speedwheel cada cosa se encuentra en su lugar

 

  • el color negro se aplica a todo el reloj al completo, es decir, también la pulser

 

  • el cierre es una maravilla, de fácil apertura y rápido cierre, sin tonterías

En lo que se refiere a el uso cotidiano:
El Speedwheel ha tenido que soportar de lo lindo. No puedo decir que sea excesivamente cuidadoso en general, así que suele ocurrirme, cuando ando pensando en mis cosas y choque con algo mi reloj. Mi reloj, por ahora, ha superado la prueba. También con la resistencia al agua estoy muy contento. El reloj lleva un mecanismo automático de la casa Richtenburg (Richtenburg calibre RK710). También aquí sólo puedo hacer comentarios positivos.

Para resumir: Richtenburg confirma con su modelo Speedwheel, que saben construir relojes. Y eso me encanta.

Richtenburg Speedwheel

  • Modelo N°: R12000
  • Carcasa de acero inoxidable (316L) chapado en negro
  • Pulsera de acero inoxidable con cierre de seguridad
  • Mecanismo automático Richtenburg calibre RK710
  • 20 rubíes
  • Cristal mineral reforzado
  • Indicador de fecha
  • Diámetro sin corona: 43 mm
  • Altura de la carcasa: 13 mm
  • Ancho máximo de la correa: 22 mm
  • Resistencia al agua probada en 10 ATM
  • Peso 170g incl. pulsera
  • Precio recomendado por el fabricante: 1.620€

Speedwheel_stahl_blau_back